lunes, 24 de febrero de 2014

Pobre, pequeño y feo


Interior librería Canuda. Foto del blog Maranna.wordpress.com


La última vez que me acerqué a huronear por la librería Canuda,  ahora cerrada y tapiada, a la espera de ser transformada en una tienda de ropa, encontré el libro del que no leí el prólogo hasta que lo acabé.

No había leído a  Giovanni Papinini  busqué la ocasión. Intento que los prejuicios no me cieguen,  pero he de reconocer que con Papini sí influyó la consideración de que era un escritor que estaba fuera de mis intereses lectores; me empeciné en creer que no conectaría con él, que era casi seguro un rancio, cuyo  mérito fue estar de moda hace años. Y así pasaron los años, como  canta Luis Eduardo Aute.

Giovanni Papini murió el 8 de julio de 1956, ciego y paralítico, después de la muerte de su hija Gioconda. Nacido en 1881, asistió poco a la escuela, debido a la modesta economía familiar, pero su capacidad y resolución pudieron con todas las limitaciones. A los veintidós años fundó la revista Leonardo, donde escribió artículos en los que dio a conocer personajes de su época, en especial a filósofos de quienes apenas un puñado de gente había oído hablar en esa fecha, como es el caso de Kierkegaard




Gog El libro negro, es por ahora lo único que he leído de él. Una edición de 1962, con el nombre de la propietaria en la primera página, escrito con caligrafía inglesa y una fecha: Casilda Roig, 3 de noviembre de 1963, algunas frases subrayadas con lápiz verde ya muy desvaído, y párrafos con signos de admiración en los que remarcó palabras como metásofo. Cualquiera con un lápiz en la  mano habría hecho lo mismo. Compré el libro sin pensarlo dos veces,  y lo hice por Casilda.
  
Quise leerlo enseguida, estaba ya a punto de empezar por el prólogo cuando decidí aventurarme en la lectura, siguiendo solo la pista de las anotaciones de esa mujer, de nombre tan bonito y poco corriente. No quería que el  prólogo me marcara el paso, que la opinión de un tercero me influyera; quería llegar a Papini con la inocencia de una párvula que empieza a distinguir las letras.  



He descubierto un escritor inmenso, poderoso y con el arrojo de los quince años intactoTan apasionante fue la lectura que, en aquellas noches de hace unos meses, me convertí en recalcitrante nocharniega, desvelada por culpa del libro de 511 páginas. Denso y mágico.Nutritivo. 

El escritor  presenta en la primera página a Gog, de quien dice es el verdadero autor, que  le regaló su diario y que él solo  ha  ordenado las hojas sueltas y desperdigadas para que pudiera ser  publicado: 

Me avergüenza decir dónde conocí a Gog: en un manicomio particular. Fui allí con  objeto de hacer compañía  a un joven poeta dálmata  a quien la pasión desesperada por una sombra – la amada  era una reina de la pantalla y únicamente en la pantalla le había sonreído- condenaba al delirio. 

William Blake. Satanás exultante sobre Eva, 1795


Las últimas tres páginas están dedicadas al poeta, místico y pintor británico William Blake, un broche perfecto para cerrar un libro asombroso, en el que la mejor entrevista a Einstein no ensombrece el lamento de un canibal arrepentido y melancólico       


Las notas personales sobre la vida del escritor, las he sacado del magnífico y bien documentado prólogo. Antes de que cierren todas las librerías de lance que quedan en Barcelona, tengo intención de embarcarme en una razzia en busca de Papini, de su prologuista Enrique Palau y del traductor Mario Verdaguer. Merece la pena esta empresa, antes de que  los libros de viejo sean sustituidos por ropa made en Indochina. 
¡Ah, si doña Casilda está viva y quiere recuperar su libro, no tiene más que  pedirmelo!                 
 
          

29 comentarios:

  1. Amaltea, yo leí Gog también de muy joven, debía estar en tercero de bachillerato y recuerdo haber pasado muy buenos momentos con aquellas entrevistas imaginarias y recuerdo también algunos comentarios que hacíamos con otros dos compañeros que también lo leían en aquellos momentos. Voy a buscar qué edición tengo, si es que acaso lo tengo todavía.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francesc, pues la lectura de Gog en tu adolescencia forma parte de la buena herencia que asoma en tu escritura.
      En mi caso he llegado tarde, o quizás no, y es el momento oportuno , que con las lecturas pasa como con los buenos amigos, llegan cuando más los necesitas.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. A mi me encantó su entrevista con H Ford, espectacular, de lo mejor...
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, lo que más me llama la atención de Papini es su capacidad para hilvanar aspectos de la naturaleza humana y de la sociedad de su tiempo, no tan lejana de nosotros, desde desde puntos de vista muy variopintos y siempre con una mirada escéptica, y también comprensiva.
      Otro abrazo

      Eliminar
  3. No llegas tarde. En absoluto. Ante todo una reflexión breve sobre esasmaravillosas librerías que se convierten en un todo a cien o en una franquicia nórdica...que se sepa que es una lástima y que lo terminaremos pagando.
    No sabes cuantas ganas tengo de aprovechar o cazar algún número de Leonardo, sobre la que asistí a una charla y quedé boquiabierto.
    La busqueda a la que debes lanzarte si o si te permitirá si no encuentras lo que buscas dar con otros Papinis que esperan ser leidos. Esa es la auténtica magia de rebuscar en librerías como esa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Barcelona van echando el cierre, no solo librerías, también negocios y establecimientos "de toda la vida", desde jugueterías hasta colmados centenarios. Es una ciudad que ha vendido su alma al turismo, como tantas otras.
      Aún quedan en la calle Aribau algunas librerías de viejo que tengo intención de visitar un día de estos, En el caso de que encuentre un Leonardo, estaré encantada en enviartelo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. No he leído Gog, así que lo pongo en mi lista!. Hecho de menos las lecturas en voz alta. Cuando estoy recortando mis papelitos, me encantaría que alguien me leyera y poder escuchar tan hermosos libros...
    También aquí en Madrid las deliciosas tiendas de viejo se están cerrando. Un amigo mío tuvo que venderla y quería que se la comprase, como me hubiera gustado!.
    Un beso muy fuerte querida Marga y gracias por tanta belleza!

    ResponderEliminar
  5. Querida Tati, a mi también me encanta la lectura en voz alta. Sería fantástico recuperar esa costumbre; que hubiera lugares donde se leyera y gente dispuesta a escuchar.
    Creo que sería más efectivo que muchas terapias para disminuir el estrés. Que buena idea encontrar reposo en el trajín de la ciudad, en esa tienda de viejo de tu amigo, por ejemplo, donde pudiéramos reunirnos los lectores apasionados para escuchar el voz de otros.
    Tati, que sea un éxito la exposición "Colores de mi vida" en la biblioteca María Zambrano. A la fuerza ha de ir bien: en una biblioteca con el nombre de una grandísima intelectual y con tus originales y portentosas obras.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No lo he leído, y puede que no tenga perdón, pues me parece que entre los libros que tengo en casa, los míos, muchos; y lo que tenía mi padre, muchísimos, creo, entre entre estos últimos, haber visto ese libro, en una edición de bolsillos muy antigua, seguramente del tiempo de la suya más o menos o aún más antigua. Lo tengo que buscar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busque y si da con ella, léala. Estoy segura de que le va a gustar.
      No sé si se habrá reeditado, muchos son los escritores que crían malvas junto a sus obras, y algunos bien merecen ser resucitados.

      Saludos

      Eliminar
  7. Madame, me temo que hoy no estamos de acuerdo. Le confieso que a mí me aburrió. No he vuelto a leer a Papini. Igual la adolescencia no era el mejor momento, quién sabe. Igual debería darle una segunda oportunidad.

    Feliz día, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, Madame, tengo la sensación de que fui la única adolescente en este país que no leyó a Papini.
      Hay libros que no nos han gustado ni nos gustarán, es una cuestión de sintonía con la voz del escritor y nuestro oído lector; si nos chirría, es preferible regalarlo o dejarlo en herencia.

      Bisous

      Eliminar
  8. Es un autor olvidado, es verdad. También, hasta hace pocos años, lo era Stefan Zweig y ahora ha vuelto a ser leído y convertido en un escritor de culto. Quizás usted sea una precursora en anunciar su retorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría, y no solo Papini. Ya se sabe que casi todo está sometido a las modas y a su vaivén, también la literatura.
      Autores olvidados que no se lo merecen y otros con fama y aplauso a cuenta de una obra enclenque, pero así es la vida.

      Eliminar
  9. Tu exposición me ha dejado con la miel en los labios. Yo tampoco leí a Papini de adolescente, ni aun siendo más mayor pero creo que ha llegado el momento de oír su voz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eRRe, no sé si el resto de sus libros resiste el tiempo, habrá que leer alguno más. Gog es un libro que a primera vista parece una miscelánea, de aquí y allá, pero es una falsa impresión porque es una cortina detrás de la que esconde su visión del mundo después de la II Guerra mundial.

      Eliminar
    2. Querida Amaltea,Papini es de los grandes,no me extraña que una sensibilidad como la suya le haya impactado Giovanni Papini.Es una pena que lectores sucumban al espiritu del tiempo y sigan los dictados de la propaganda y se apunten a lo que esta' de moda.

      El escritor florentino escribe desde el corazón, que es de donde hay que escribir, y ahora reeditan a uomo finito,querida Amaltea,siga con Papini. A USted no hay que decirle que se deje de banalidades puesto que tiene un don para escoger sus lecturas.

      Nada se pierde,mi querida Amaltea.

      Un sueño,

      Roni

      Eliminar
    3. Roni, le constesto más abajo. He podido traer este mensaje al blog desde la bandeja de spam donde había ido a parar.
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  10. Roni, me ha escrito usted un comentario, pero no sé que ha pasado que se ha quedado en la bandeja de spam y no puedo recuperarlo.
    Le agradezco sus palabras y espero que le sigan gustando mi selección de lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve Usted querida Amaltea como nada se pierde y recupera el mensaje desde el spam adonde había ido a parar.

      Sinceramente,
      Mi más cordial abrazo,

      Roni

      Eliminar
    2. Pue sí, he podido recuperarlo marcándolo como no spam. Ya ve que fácil, lo que no sé es por qué fue a parar allí.Y ha sido casualidad que revise el spam, hacía meses que no le echaba un vistazo. Una buena intuición me ha llevado hasta allí.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. De repente, compruebo que estás tal y como estabas en mi recuerdo ¡cuantísima alegría!

    ResponderEliminar
  12. Y otra alegría verte por aquí. Habrá que reanudar las buenas costumbres, que están los blogs un poco alicaídos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Recuedo con nostalgia la librería Canuda, donde hice muchos descubrimientos.Pena de cierre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos días pasé por delante, los edificios colindantes hasta la Rambla se están vaciando, queda solo la fachada y los escombros en el interior. Desde luego, esa visión ruinosa da pie para muchas otras reflexiones sobre el ciudad y el mundo en el que vivimos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Soy un adolescente (de cuando lo fui) que también leyó Historia de Cristo (sin mayor afectación) Gog (con mucha afectación) El libro negro y La logia de los bustos (de un vago pero interesante recuerdo) De manera dispersas se han publicado otros títulos, de los más recientes: El piloto ciego, Palabras y sangre y Un hombre acabado, pero que no he leído. Un autor que habitualmente no se menciona, y por eso me sorprendo que lo traigas aquí. Y mira, no me lo había planteado, pero no estaría mal revisármelo un poco después de cuarenta y muchos años, y en concreto los mismos libros, aunque son de aquellos que los abres ahora y te viene a la nariz y a los ojos todas las partículas de los ácidos del papel, con sus funestas consecuencias. Sobre el contenido...tendría que volver a él para ver si yo sigo siendo el mismo lector.

    Respecto a Blake: punto y aparte. Un monstruo del que habrá que hablar en otro momento. Recomendación: no te pierdas el libro que ha sacado Atalanta, el tomo I de sus Libros Proféticos. Una joya total.

    Salud siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambíén a mi me falta mucho Papini por leer, pero la diferencia contigo es que me ha llegado fresco y sin los ácidos del papel viejo. Claro que volveré a él, y si es posible en libro de segunda mano.Qué quieres, me gusta fantasear sobre quiénes lo leyeron antes; recordar o buscar qué pasó en los años que esa edición salió al mercado y que ahora está en mis manos.
      En cuanto a Blake, ahora estoy leyendo algo sobre su vida y es , desde luego,para darle de comer aparte.
      Un abrazo.

      Eliminar