domingo, 29 de enero de 2012

Tarde de domingo



William Orpe, Self-portrait, 1910. The Metropolitan Museum of art.
 

Hace unas semanas, un suplemento literario publicó un artículo sobre un autor misterioso: Trevanian. Tengo los tres libros que se publicaron  en España, La sanción del Eiger -se hizo una película con Clint Eastwood de protagonista- La sanción del Loo y Shibumi.  Durante un tiempo, un mes más o menos, leí a Trevanian y Dorothy L. Sayers, mientras en el tocadiscos sonaba  Breakfast in America de Supertramp, que entonces me gustaba mucho y ahora no tanto.     

Los dos escritores, tan distintos, tenían como protagonistas a  individuos  cultos y sibaritas, en especial Jonathan Hemlock, profesor de arte, que mata por encargo, vive en una iglesia rodeado de pinturas de grandes artistas  y es el tipo  duro  que se las sabe todas; en cambio, Dorothy L. Sayers, tiene a Lord Peter Wimsey, cuyos recursos intelectuales y astucia  son más que suficientes para descubrir al asesino. No mata ni se le ocurre usar la violencia física, en todo caso, algún empujón y sólo para zafarse de perseguidores y en legítima defensa.  

He vuelto a Trevanian, y  he tenido que dejar el libro al cabo de pocas páginas, por aburrimiento. 


Dorothy L. Sayers sigue magnífica  e indestructible, y su personaje,  Lord Wimsey, tampoco  decepciona.  En la novela,  El misterio de Bellona Club,  el detective que lo es por ayudar a los amigos  y sin ánimo de lucro, está leyendo un ejemplar del siglo XIV, de Justiniano, que le produce un placer muy especial.  Así que tenemos  a un hombre que disfruta leyendo la compilación de Derecho Romano, y eso no es todo, cuando  le interrumpe el mayordomo  para informarle de una visita que le priva de tan agradable lectura, musita: ¡Diantre!

La escritora británica publicó su primer novela en 1923, el Londres de la época,  las costumbres y usos sociales han desaparecido, pero Lord Wimsey nos trae noticias de la sociedad,  la de antes y la de ahora, con toda la carga de hipocresía y mezquindades; también generosidad y una comicidad basada en las incongruencias  del comportamiento humano, que nunca pasa de moda y que la escritora supo  analizar con delicadeza sin despreciar la sorna.

Mi intención hoy era escribir de Machado de Assís y de su novela Memorias Póstumas de Brás Cubas, pero se me ha ocurrido poner a Supertramp en Spotify -en un ataque  de nostalgia dominguera- y  ya se sabe que la evocación de tiempos pasados es traicionera.  
De la mano de  It's raining again,  me he desviado de mi propósito y ahora  ya es tarde. Sólo diré que el escritor brasileño del siglo XIX, Machado de Assís,  concibe en estas Memorias Póstumas  un retablo moral, irónico y bien hilvanado. Es la crónica de un muerto que se empeña en contarnos sus inventos y andanzas mientras reflexiona sobre la teoría filosófica de un  loco.
              

        

22 comentarios:

  1. Madame, no se va a creer la coincidencia! Ayer mismo cayeron cuatro gotas y resulta que me topé con una mujer con un paraguas que como adorno llevaba la inscripción "it's raining again" en letras bien grandes, y claro, era inevitable que se me metiera en la cabeza la canción de Supertramp. No pude quitármela durante el resto del día! A mí también me gustaban :)

    No conozco a la señora Sayers, en cambio, pero creo que un hombre capaz de musitar "diantre" cuando le interrumpen una lectura apasionante, aunque esta consista en una compilación de derecho romano, tiene algunos puntos para ser un caballero encantador.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. No he tenido la oportunidad de leer el libro que nos presentas. Cuando he visto la palabra loco se me han subido los ánimos. Iré a por él. salut

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha picado la curiosidad ese autor, Trevanian, con ese profesor de arte loco, que vive en una iglesia y mata por deleite, aunque apuntas que es aburrido. Lo siento, pero no he leído nada de Dorothy Sayers ni de Machado de Assís. Supertram sí que lo he escuchado y mucho, es de mis grupos favoritos. No ha sido mala tarde de domingo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. La Dame Masquée, claro que creo en la coincidencia, también a mi este tipo de sucesos me ocurren muy a menudo.
    Y, desde luego, le personaje de Lord Wimsey es adorable.

    Bisous.

    Miquel, te refieres al brasileño, pues seguro que alguna que otra risas te iba a sacar.


    Paco Hidalgo, a mi me aburre ahora, quizás porque ya lo leí y no hay sorpresa, pero casi seguro que te gustaría. ¿Sabes que en las nuevas ediciones han censurado partes referidas a cómo robar pinturas en museos? Digo yo que será para no facilitar el trabajo a los ladrones. El autor sabía lo que se traía entre manos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Compré el disco, de vinilo claro, Breakfast in America, de Supertramp hace muchos años. Tantas veces lo escuché de lo que me gustaba, todo enterito, que llegué a cansarme de él. No exageraré si digo que puede que haga diez años que no lo escucho, quizá sea más tiempo aún. Igual me animo. De Trevanian o de la señora Sayers no había oído hablar, pero guardo memoria de su crítica. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Desdelaterraza, sí, de vinilo. A mi me pasaba lo mismo, era una escucha compulsiva, luego los olvidé y, claro, la recuperación de esas canciones ha activado la neurona juvenil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por lo que veo todos "conocímos" a Supertramp (para mí sigue siendo un buen grupo); en mí caso llegué a Trevanian a través del alpinismo, pues en día de descanso en Chamonix, después de coronar el Mont Blanc, a mitad de los años 70, ví la película citada ("Licencia para matar"), con la consecuencia de interesarme por Trevanian, y también para bajarnos la moral a todo el grupito de alpinistas, por las espectaculares escenas de escalada en la cara Norte del Eiger, lo que nos hizo sentir cómo si en lugar de haber subido el Mont Blanc hubiésemos estado paseando por la calle principal de cualquier ciudad.
    Veo que en este principio de año nos hemos puesto nostálgicos, y espero que pronto nos haga aparecer los clásicos del romanticismo o más atrás; sea cómo sea es un placer seguirla en sus entradas, y casi siempre una sorpresa.
    Saludos afectuosos.
    Descartes pero no tanto.

    PD: Mirado con perspectiva, Trevanian, y no digamos la Sayers, han quedado cómo de otra época, pues en ambos casos sus códigos de comportamiento, su ética, eran explícitos, previsibles, pero ahora, no se si por una crisis de definición de medios y fines (la crisis económica es otra cosa, pero... puede haber conexiones) parece ser que hemos entrado en una época de ambiguedades.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo, a ver si será usted el mismísimo Trevanian, el de la La sanción del Eiger. Tiene razón en que todos juntos, Supertramp, Trevanian y Sayers son de otra época, y sí, es muy posible que ahora parezca que somos distintos, pero en el fondo muy pocas cosas han cambiado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Cuando un libro al leerlo, aburre en una tarde de domingo amiga mía , es mejor leer oto libro más ameno en su lectura o irse a pasear,
    antes de que se oculte el sol.
    Yo no he leído el libro que comentas no se si me aburriria su lectura... cuestión de empezar a leerlo un día.

    Besos de MA.

    ResponderEliminar
  10. Ma, eso mismo digo yo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. No conozco a los autores, pero me los apunto, me gustan las novelas de detectives y los ingleses son muy buenos en este género y, como dices, describiendo la sociedad de su época. Gracias!
    Si, también fui Supertramp-adicta...ay, que nostalgia de repente!
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  12. Tati, pues estos días he vuelto a escucharlos, pero ya sin el entusiasmo de aquellos tiempos. Es verdad, que los ingleses bordan las novelas de detectives, o al menos conectan con nuestros gustos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Amaltea! Ya he acabado mis exámenes así q vuelvo a verte por aquí. Un besazo!

    ResponderEliminar
  14. Hello, AMALTEA.

      The coldest winter will be melted by your warm heart.
      The works gently accept all visitors.

      I praise your creative art sense.
      The prayer for all peace.
      
      Have a good weekend.
    From Japan, ruma ❃

    ResponderEliminar
  15. L.Atienza, espero que los resultados sean los que esperabas. Una alegría verte por aquí.

    ResponderEliminar
  16. Ruma, thanks for your kinds words. I also wish you a great week end.

    A big hug.

    ResponderEliminar
  17. Buen LP. El siguiente, en vivo, también lo fué. Además, como otros, nos ayudó aun cuando solo fuera tatareando a aliviar la tensión del desenlace mas sonoro de uno los ruidos de sables.

    Estando atentos ante un "enemigo" invisible lo mejor y evitar pensar mas de la cuenta quedando a la espera de los acontecimientos y cuando tocaba estar en la mas absoluta soledad y oscuridad no venía mal recordar y canturrear en tus adentros.

    ResponderEliminar
  18. Franjose, te refieres a tu experiencia en la "mili" ¿no? y a un acontecimiento que ocurrió en febrero de 1981.

    Tararear es un buen método para distraer la tensión, también cantar, pero para eso hay que saber la letra o inventarla.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. Lei el mismo articulo que tu sobre Trevanian y me llamo la atencion asi que me estoy letendo una novela suya.No me disgusta aunque hay una parte en la que se habla de espeolog ia que se me ha hecho un poco farrrragosa,pero el concepto me ha parecido original y si me ha llamado la atencion
      Besos

      Eliminar
  20. Juanjo, no te va a aburrir. La mejor para mi gusto es La sanción del Loo. Ya me contarás

    Un abrazo

    ResponderEliminar