martes, 14 de diciembre de 2010

Plegaria




Pinturas de Marc Chagall, El concierto y Tres velas.
Colección de Evelyn Sharp. Nueva York y  Museo de arte moderno de Céret.  


Una noche de otoño del año 2000,  una mujer contemplaba el mar y el cielo desde un lugar oscuro, un escondite entre dos barcas en una pedregosa playita cercana al Hotel Rocamar. Con la espalda apoyada en la quilla de una vieja barca, tarareaba la canción, Blueberry Hill.  Poca letra recordaba, de manera que de vez en cuando  añadía a la melodía la misma frase: Oh blueberry hill... my dream came true. No era una solitaria,  ni una artista, era una mujer corriente, una camarera que trabajaba en uno de los cafés del Paseo  y a quien le gustaba mirar la luna llena, sin otra pretensión que  pasar el rato, acompañada del sonido suave de las olas rompiendo a  escasos  metros, tan cerca que de vez en cuando recibía salpicaduras en los zapatos. 
Durante unos minutos, la mujer normal  entrecerró  los párpados para enfocar  mejor la luna, pues era miope -y  no tenía intención de operarse para dejar de serlo-. Lo cierto es que  era su segundo mes de  luna llena desde aquel rincón. Le parecía una  experiencia saludable que pretendía convertir en costumbre, sin imaginar que pronto cambiaría de opinión.  La mujer normal era parlanchina y confiada, con un corazón generoso y  dispuesto a dar calor si  se presentaba la ocasión.  La noche era templada y el olor a salitre se mezclaba con el de cebolla frita. Alguien está haciendo un sofrito, se dijo; ese olor doméstico  amplió  su sensación de bienestar y hasta le pareció que la luna era más grande y más blanca. Al  poco rato, oyó unos pasos que se acercaban y el olor del humo de un cigarrillo, levantó  la cabeza en el momento  en el que  un hombre se desplomaba sobre la  otra barca.  La mujer se acurrucó en la sombra para no ser  vista. Espía del  dolor,  la visión del hombre que lloraba y golpeaba con  los puños la madera podrida de la barca, le sobrecogía el ánimo y le quitaba el valor necesario para interrumpir un desahogo que le era muy familiar. 
El cigarrillo encendido, caído a pocos centímetros de su muslo, le provocaba sin saber por qué, aún mas tristeza y  también ganas de toser. Con mucha prevención alargó la  mano, cogió un guijarro y aplastó con delicadeza la brasa. ¿Qué hago? se preguntaba. Si es un pobre loco quizás me pegue o  me mate. Y si fuera un  desgraciado se sentirá doblemente humillado cuando sepa que le he visto llorar las penas. La indecisión le duró poco porque el hombre se percató de su presencia  cuando sacaba del bolsillo un pañuelo con el que, en primer lugar, se limpió los mocos y luego  las lágrimas.
-Perdone señora - dijo con  voz templada a pesar de los gimoteos- no sabía que hubiera alguien, no quiero  molestar. 
-Si no molesta - la mujer normal se levantó,  el hombre,  ya de pie,  le ofreció la mano que ella estrechó  con  poca fuerza, sintiendo, en cambio, que él la retenía con vigor, resuelto a no dejarla marchar. Ella se soltó   de un tirón,  al tiempo que le preguntaba:
-¿Puedo ayudarle?
-Sí, necesito toda la ayuda del mundo. 
-¿Qué le pasa? 
-Mañana seré ciego.

La mujer se llevó la mano, la del apretón,  a la boca, incrédula y asombrada.
-¿Cómo puede ser eso? ¿Quién se lo ha dicho? ¿Cómo  lo sabe?
-Lo he soñado esta tarde. 
-¡Ah, los sueños!  no haga caso, jamás se cumplen. Yo he soñado tanto... 
-No, no -dijo el hombre- los sueños que recuerdo al despertar siempre se cumplen. En la siesta he soñado que un accidente en la cocina me dejaba ciego; vi como una cascada de aceite hirviendo  caía sobre mi cabeza, me desfiguraba la cara y fundía  mis  ojos. 
-¡Dios Santo! ¡No diga eso!  Pues no entre jamás en una cocina y por cierto ¿qué decía usted cuando lloraba tendido en la barca? perdone mi curiosidad, pero me pareció oir... 
-Rezaba. Y no puedo evitar entrar en una cocina porque soy cocinero. ¿Se da cuenta de mi drama?  
-¿Quiere que recemos juntos? Yo no soy muy creyente,  pero si le consuela rezaré con usted, aunque estoy segura de que su sueño no se cumplirá. 
-¿Por qué está tan segura?  ¿Es que no me cree? 
-No, no le creo. 
El hombre miró la luna, luego se sentó donde antes había estado la mujer. 
-Rece usted a mi lado, por favor. Si no le importa, me dormiré un ratito, cuando despierte le contaré si  sus ruegos han cambiado mi sueño. 
Durante una larguísima media hora la mujer rezó sin descanso pidiendo  a Dios que el desconocido que roncaba a su lado, soñara que se quemaba el meñique de la mano izquierda, pues no se le ocurrió  otro sueño más prometedor y favorable para desbaratar el anterior.  A poco de llegar la medianoche, cuando la luna brillaba en el  centro del  cielo, el hombre se rebulló, chasqueó la lengua varias veces antes de mirarla.
-He soñado que me quemaba el dedo meñique de la mano izquierda.
-¡Es imposible! si es precisamente eso lo que yo he pedido en mi oración. Entonces...- Y no  acabó la frase porque el prodigio  la había dejado sin  palabras, ensimismada en el misterio que acababa de suceder.
Se levantaron ambos, él era un hombre delgado, feo y pálido  y ella era una mujer de escasa estatura,  hermosa y gordezuela.

-Sí-dijo él con tono inexplicablemente sosegado-  lo hemos conseguido,  no me quedaré ciego, sólo el dedo y le mostró el meñique con la uña pequeña y recomida. Ella miró el dedo, nudoso y torcido sin abrir la boca. 

-Gracias, mil gracias, jamás podré olvidar lo que esta noche ha hecho por mí-
Así se despidió el hombre, con reverencias, sin darle la espalda mientras caminaba hacia atrás. Cuando llegó al paseo asfaltado, echó a correr perdiéndose en las sombras de una calleja que subía a la iglesia. 
La mujer normal respiró hondo con los ojos cerrados y luego emprendió la vuelta a casa.
          
 
              

20 comentarios:

  1. Bueno, realmente después de lo de la ceguera lo del dedo casi parece una bendición. Lo que demuestra lo relativas que son las cosas.
    Madame, no sé si atreverme yo también a contemplar la luna llena en adelante. Ah, si los sueños fueran siempre bonitos!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Mire usted la luna llena, Dame masquée y sueñe luego con mundos armoniosos donde todos los males tengan remedio con un breve sueño.
    Buenos días y bisous.

    ResponderEliminar
  3. ya te digo, yo tampoco volvería a mirar la luna llena con sucesos así...
    Si mis sueños se cumpliesen el mundo sería el averno, lo bien juro. O como mínimo, estaríamos todos muy en forma de tanto correr perseguidos por gángsters, ladrones, violadores, asesinos y monstruos que cumplen, además, con todo lo anterior.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y no has probado a pararte -en el sueño- y convencer a tus perseguidores para que se dediquen a obras benéficas? Una vez hice lo que te aconsejo en una pesadilla y dio resultado, el malo acabó bailando claqué conmigo.

    ResponderEliminar
  5. El poder de los sueños!! y la generosidad de la regordeta camarera miope, rezar para que los malos sueños de otra persona, desconocida, desconsolada, desaliñada se transformaran en algo mejores...
    Delicioso Amaltea, gracias!!

    ResponderEliminar
  6. El poder de los sueños, de los buenos sueños y también de las pesadillas, nos afecta durante el día. Quién sabe si algunas de nuestras decisiones no han sido tomadas bajo la influencia de un sueño.

    Un fuerte abrazo, Tati.

    ResponderEliminar
  7. Hola amiga Amaltea , la luna y los sueños son mágicos para unas cosas y desastrosas para otras.
    El yin y el yang de todo lo real y lo imaginario.

    Abrazos de MA y gracias por tu huella.

    Feliz Navidad te deseo buena y maravillosa entrada del año nuevo venidero 2011, paz, amor y prosperidad.

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto,la realidad, como la luna tiene dos caras o incluso más.

    Un abrazo y también para ti muchas felicidades, que no te falte la alegría y los buenos amigos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Los colores son profundas.
    Que parecen surgir del espacio misterioso...

    Gracias.
    ruma

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu visita, Ruma. Sí, son colores y formas que nos evocan otra realidad, onírica y muy simbólica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Lovely Amaltea .... i like this so much.

    greetings, and a very nice x-mas and a great 2011.

    Joop

    ResponderEliminar
  12. Thanks, Joop. My best wishes for you in 2011.

    A big hug.

    ResponderEliminar
  13. Que en esta Navidad la felicidad te acompañe.

    Que desaparezcan los problemas y que el bienestar sea duradero y no se acabe nunca.

    Que el año que viene sea mejor que este que dejamos atrás.

    Que cambien las tortillas y que se invierta el orden de las cosas, de manera que todo lo que es malo se vuelva bueno.

    Y sobre todo buena salud.

    Que no tengas obstáculos y que todo te vaya bien, que tengas suerte y prosperidad.

    Que estés orgullosa de tu ciudad y de tus vecinos, campañeros y amigos y aún más, que ellos lo estén de ti.

    Que el planeta esté más limpio y que no nos lo dañen.

    Que el mundo tenga mejores políticos, es decir, que sean de los que trabajan por el bien común en lugar de montar el espectáculo.

    Y que la salud, la felicidad, la belleza, el amor, el arte y la razón no te abandonen jamás.

    ResponderEliminar
  14. Querido Francesc, qué maravillosos deseos, aunque sólo se cumpliera uno de ellos - o ninguno- te estaré agradecida hasta el final de los tiempos.
    No puede haber mejor felicitación, así que deseo que vuelva a tí, con la esperanza de que esos mismos deseos contagien también a quienes nos leen y leemos.
    Un fuerte y fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  15. El encuentro con usted es mi alegría.

    Feliz Navidad a usted.
    Un maravilloso 2011.

    Gracias.
    ruma

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, ruma. Es una alegría recíproca. Te deseo que el nuevo año te sea propicio y que podamos seguir disfrutando con tus hermosas caligrafías y aprendiendo de tus sabias reflexiones.

    Un gran abrazo. Okina hoyo.

    ResponderEliminar
  17. Que la ilusión y la esperanza sigan llamando a la puerta en el nuevo año que llega,
    y que se cumplan tus deseos.

    ¡¡¡Feliz año 2011!!!

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Ricardo. Que sea un año en el que no te falte el entusiasmo, las ilusiones y los sueños.

    Un abrazo y una gran esperanza en este año que empieza.

    ResponderEliminar
  19. Amaltea,
    Me encantó esta historia!
    Siempre me ha gustado observar la Luna,
    su color, brillo y cráteres, toma mi pensamientos.
    Y también he tenido experiencias interesantes, con los sueños!
    muchos misterios, la noche trae!
    Realmente lo disfruté!

    estamos empezando el 2011 con la esperanza de un año de grandes logros; las configuraciones astrológicas están a favor...

    abrazos!

    ResponderEliminar
  20. Bienvenida Denise, la esperanza en un año 2011 mejor para todos - aunque sea un deseo utópico- es un poderoso motor para intentar conseguir un poco de armonía en este mundo desquiciado.

    Que los Reyes Magos te sean propicios, un gran abrazo.

    ResponderEliminar